miércoles, 19 de diciembre de 2012

Mascarillas de Oxígeno


Buenos días otra vez,

Como ya os he hablado otro día, hoy os comentaré algo más de las mascarillas de oxígeno, pero no os creáis que demasiado. Existen numerosas formas de administrar oxígeno, pero algunas casi no se ven. Por ejemplo existen campanas de oxígeno para bebés prematuros, tiendas de oxígeno, adaptadores para traqueotomías…etc.

Sin embargo, las más conocidas y usadas son las mascarillas. Como ya os dije el otro día, existen dos tipos de sistemas de oxígeno: de bajo flujo (flujo variable) y de alto flujo (flujo constante).

Los sistemas de bajo flujo son las cánulas nasales o gafas de oxígeno (que son los dos tubitos que se meten cada uno por cada agujero de la nariz), la máscara simple de toda la vida y la máscara con reservorio de oxígeno.
Las primeras son muy fáciles de usar y están en general muy bien tolerados por los pacientes, sin embargo, están condicionadas al patrón respiratorio de la persona. Para eso, la máscara simple es más fiable, sin embargo, la más fiable de todos es la máscara con reservorio, pero esta es mucho más incómoda, y al igual que la máscara simple, tiene que retirarse para comer. En muchos lugares los pacientes llevan máscaras de oxígeno y se les pone una cánula nasal para comer.
Las mascaras con reservorio de distinguen en dos tipos según sean reinhalatorias o no reinhalatorias. En las primeras, parte del aire que espiras va al reservorio y se mezcla con oxígeno que luego respiras. En las segundas, hay una válvula que lo impide, saliendo todo el aire por unos orificios de la mascara Así llega más oxígeno al organismo.
Los sistemas de alto flujo se caracterizan principalmente por la máscara venturi, que incorpora concentraciones exactas de oxígeno para una mayor fiabilidad. También se ve bastante en los hospitales.

Bueno, hasta aquí hoy, nos vemos mañana y no os olvidéis de comentar!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Free First Aid Cursors at www.totallyfreecursors.com